La derrota de Cristina

Cristina Elisabet Fernández de Kirchner ha tenido una activa vida política. Ha sufrido algunas derrotas, sin embargo ninguna como ahora cuando, sin ser candidata, esperaba eternizarse en el poder a través de sus partidarios.

En 2011 ganó su segundo mandato con el 54,11 por ciento de los votos y una diferencia del 37,3 por ciento respecto a la segunda lista. Fue un triunfo aplastante. Entonces y ahora el recuento de sus obras incluye proyectos de tipo social, conectividad y más presupuesto para ciencia e investigación.. Entre otros proyectos que levantaron resistencia logró imponer la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la Ley de matrimonio igualitario. En materia internacional estrechó lazos con Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Para este año, se confiaba que –igual que sus amigos, especialmente Evo Morales- podría postular a un tercer gobierno. Pero no pudo ser así, En mayo de 2013 renunció a intentar un cambio que permitiera una nueva reelección. Es posible que su deteriorado estado de salud haya sido decisivo.

El domingo pasado Daniel Scioli, su delfín, sufrió una estruendosa derrota.

Considerada como la verdadera derrotada solo a mitad de semana Cristina recuperó la iniciativa al pedir apoyo a su proyecto más que al candidato oficialista: “Les pido a todos los argentinos que no defiendan un gobierno, defiendan sus derechos”.

Hasta media tarde del domingo 25, Cristina y el gobierno todavía confiaban en las encuestas. Estaban convencidos de triunfar, incluso sin necesidad de una segunda vuelta. Las cifras, sin embargo mostraron una dura realidad: Daniel Scioli, el candidato oficialista, obtuvo el 36,86 por ciento de los votos (9.002.242); el opositor Mauricio Macri logró el 34,33 por ciento (8.382.610) y Sergio Msssa, el tercero en discordia se quedó con el 21,34 por ciento (5.211.705).

Adicionalmente, de manera muy significativa, María Eugenia Vidal, ganó la batalla por la gobernación de la provincia de Buenos Aires, hasta ahora un bastión del peronismo. Venció al jefe de gabinete de la Presidenta, Aníbal Fernández.

Es el evidente resultado de un diagnóstico erróneo. Como dijo el comentarista Alberto Amato, de Infobae, “Quienes en los últimos años le advirtieron al gobierno de la inminencia de un abismo, no fueron escuchados, o, peor fueron tratados de traidores”.

Paola Suárez, también de Infobae fue tajante: “El domingo en la noche empezó el final del kirchnerismo”.

Es una tesis que sólo se podrá confirmar después de la segunda vuelta.

A. S.
Octubre de 2015
Publicado en los diarios El Día de La Serena, El Centro de Talca, El Sur de Concepción y La Prensa Austral de Punta Arenas