El (todavía) novedoso mundo de la edición digital

 

Está disponible en Internet el libro “Patricio Aylwin Azócar: su hora más gloriosa”, publicado originalmente en 1994. También están disponibles la obra “Revista Hoy: 1.108 Ediciones con Historia” de las periodistas Paula Mobarec y Dominique Spiniak, y “La Razón del Mito”, de Ricardo López, entre otros. Todos se pueden encontrar en la dirección: http://www.ediciondigital.cl/

En la presentación del libro sobre Aylwin, se incluye el siguiente texto:

En 1994, al terminar la presidencia de Patricio Aylwin, se me sugirió escribir un texto sobre lo que había sido el primer gobierno después de la recuperación democrática.

Como parte de una generación periodística que vivió y sufrió el rigor de la dictadura, me pareció una buena idea. El resultado fue un libro tamaño bolsillo de 144 páginas, editado por La Noria.

Pese al histórico significado del gobierno de Aylwin, la obra tuvo poca repercusión. Es probable que la mayoría de los chilenos sintieran en ese momento que era hora de dar vuelta la página. Pese a los problemas que generó insistentemente el capitán general Pinochet, ya el peligro de una crisis institucional había pasado. Probablemente debido a ello, en ese momento no interesaban mucho los entretelones del exitoso gobierno de Aylwin.

Recibí entonces unos pocos comentarios elogiosos y nunca más supe del editor y de los eventuales beneficios del libro. Pero sigue siendo un trabajo que representa, en forma periodística, mi mejor homenaje a quien tuvo la dura responsabilidad de ser el primer presidente democrático de Chile después de la dictadura.

Como todo ser humano, Aylwin no es perfecto, pero se debe reconocer que su desempeño desde el palacio de La Moneda fue un ejemplo de prudencia y moderación que nos permitió superar sin graves traumas las amenazas del propio Pinochet y los temores propalados por la Derecha más dura.

Han pasado casi 20 años y hoy tenemos mucha más información sobre ese período que la que tuvimos entonces. Pero lo esencial de este reportaje sigue siendo válido y me alegra de que esté, prácticamente sin cambios, disponible de nuevo para los lectores.

El título, como será fácil de entender para los estudiosos de la Segunda Guerra Mundial, es un guiño a una de las épicas alocuciones de Winston Churchill cuando, en los peores momentos del conflicto, aseguró a los ingleses que en el futuro esa sería recordada como “la hora más gloriosa del imperio”.

Siempre he creído que en los primeros años de la restauración democrática los chilenos vivimos, con Patricio Aylwin y gracias a su sabiduría, nuestra hora más gloriosa.

Abraham Santibáñez

Abril 2013