DOCUMENTO

Jaime Moreno Laval, periodista consecuente

 

El sábado pasado, por iniciativa del ex diputado Sergio Velasco, se realizó en San Antonio un homenaje al fallecido periodista Jaime Moreno Laval.

En la ocasión la profesora María Paz Santibáñez, del colegio Juan Pablo II de San Antonio, leyó el siguiente mensaje:

Sr. Sergio Velasco
Srs. Organizadores de este homenaje al querido colega Jaime Moreno Laval.

En la imposibilidad de estar esta tarde con ustedes, quiero dejar testimonio de aprecio por las cualidades humanas, gremiales y profesionales de Jaime.

Jaime Moreno fue alumno mío en la Escuela de Periodismo de la Universidad Católica. Fue un alumno destacado, como muchos de su generación.

Pero fue en el momento en que, con Emilio Filippi a la cabeza, echamos a andar la revista HOY, en 1977, con el propósito de mantener la luz de esperanza que habíamos encendido en Ercilla, cuando mejor lo conocimos. Buen periodista, excelente analista, apreciamos en Jaime a un infatigable creyente en la democracia, marcado por un irrenunciable espíritu de independencia.

En esos años, bajo la dictadura, dio innumerables muestras de su convicción profunda de que un periodista no puede estar sujeto a más controles que los que le dictan su conciencia moral y profesional. Así lo demostró en la revista Hoy y en las otras responsabilidades que asumió en su vida.

Lo hizo en dictadura, lo que obviamente no era fácil, en especial cuando fue presidente del Colegio de Periodistas. Pero también demostró su independencia en democracia.

Para nuestro gremio fue un episodio desafortunado el que, por su sentido de la autonomía, fuera alejado de televisión nacional en 2001 precisamente por quienes habían compartido con él las más duras batallas a favor de la libertad de expresión, libertad fundamental en cualquier sociedad democrática.

Jaime fue un ejemplo de consecuencia, un periodista que no se doblega y que irrita al poder, tanto en democracia como en dictadura.

Debió pagar un precio por ello, alejándose del trabajo periodístico diario. Con ello perdimos, sin duda, valiosos aportes periodísticos. Pero nos queda su ejemplo que en estos tiempos de opinólogos y noteros descontrolados, nos permite rescatar la importancia del periodismo bien hecho, ético y concebido, sobre todo, como un servicio a la sociedad y a la democracia.

Abraham Santibáñez
6 de Abril de 2013
Ex director de Hoy
Ex presidente del colegio de periodistas de Chile.