Actualizando a Cervantes

¿Hay alguna razón que justifique que la única ilustración de un libro de la Academia Chilena de la Lengua sea el mapa de los cortes de la carne de vacuno? ¿O que en otro texto -el Diccionario del Uso del Español en Chile, DUECH- se incluyan no pocos epítetos groseros? ¿Sobre todo si se recuerda que la finalidad de la Academia, como dice su Reglamento, es “velar por la pureza y el esplendor de la lengua española”?

Precisamente porque desde su fundación, en 1885, se ha entendido que su propósito no es solo ser el guardián del bien decir, sino tener la capacidad de anticiparse a los cambios, la Academia cree que está en el camino correcto.

Entre los múltiples esfuerzos en este sentido, incluyendo la designación de varios chilenos ilustres como académicos de número o “correspondientes”, la Academia publicó hace poco la obra “Lo pienso bien y lo digo mal”.

Es una versión aumentada, corregida y actualizada de las “Notas Idiomáticas” que, desde 1995, han resuelto dudas del público y de personas preocupadas por la corrección idiomática.

Son preguntas a veces muy simples, pero que inquietan a muchos. Dudas acerca de cómo concuerdan los términos de una oración o cual es el término correcto. Parece sorprendente, pero a estas alturas la academia ha flexibilizado mucho su criterio, como lo muestras algunos (pocos) ejemplos:

¿Cómo es el diminutivo: calientito o calentito? (“Tanto calentito como calientito son aceptadas en la norma culta, si bien este último es algo más informal”). ¿Dios le sonríe a los hombres? (“Debió escribirse: Dios les sonríe a los hombres”). ¿Teclista o tecladista? (Tecladista está bien construida y su uso entre nosotros está aceptado). ¿Dentrífrico? No: dentífrico. ¿Tránsito o tráfico? (Su uso generalizado hace adecuado el término “tráfico”).

En muchas ocasiones las dudas provienen de errores en los periódicos, la radio y la TV. Duro para un periodista, pero es un ejercicio necesario. Así se acumuló una gran base de datos que supera las 240 páginas en formato libro. Es útil para todo el mundo, pero es un llamado a que los periodistas seamos más cuidadosos. Después de todo, nuestra herramienta son las palabras.

Desde 1916, la Academia de la Lengua organiza cada año la celebración pública del Día del Idioma, el 23 de abril, día del aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes, el gran maestro de la lengua. Además de una tradicional ceremonia en la sede de la entidad, se realizan con tal motivo actividades similares en numerosas ciudades.

Este comentario es, apenas, un modesto aporte a esta celebración.

A. S.
Abril de 2014
Publicado en los diarios El Día de La Serena, El Centro de Talca, El Sur de Concepción y La Prensa Austral de Punta Arenas