Buenas y malas acciones

El 17 de mayo de 2007, hace más de un año, el anuncio de la fusión de Falabella y D&S (Supermercados Líder) generó una gran expectativa. En la Bolsa, las acciones de ambas empresas se dispararon. Sin embargo, lo que llamó la atención de las autoridades del sector fueron las muchas compras hechas el día antes del anuncio.

La Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), investigó el caso. El pasado jueves 17 entregó su veredicto. Personeros de ambas empresas fueron multados entre dos y 780 millones de pesos. ¿Razón? Haber usado “información privilegiada”.

En una perspectiva periodística, parece adecuado considerar la sanción que recayó en una periodista. Ana María Laguna fue multada en 100 UF (unos dos millones de pesos) por “incumplimiento de reserva”. Ella, es socia y directora de comunicaciones de la agencia Extend, la que le entregaba asesoría externa a D&S.

Se le reprocha “su acceso y posterior revelación a su cónyuge, Peter Bruno Studer, de información privilegiada referente a la existencia de negociaciones entre D&S y Falabella”. Según la SVS, Studer compró “inmediatamente después de que ella tuvo acceso a tal información por razones laborales”, casi ocho millones ($7.879.585) de pesos en acciones de D&S, las cuales le generaron una ganancia de 26 por ciento.

Algunos afectados han anunciado que apelarán de las sanciones. Por lo tanto, pese a la gravedad de las acusaciones, como el proceso no está cerrado, es necesario respetarse la presunción de inocencia. ¿Por qué entonces comentarlo?

Hay dos o tres razones, por lo menos:

Primero porque, como ha dicho el superintendente Guillermo Larraín, “el bien que hay que proteger es la confianza en el mercado”..

Segundo, porque este caso pone de relieve que la ética informativa no solo tiene que ver con lo que se publica en los medios (tradicionales o no) sino con la forma cómo manejan su información los periodistas. Esto último es especialmente relevante en el sector de la “comunicación corporativa”.

En junio de 2006, casi un año antes del anuncio de la fusión de Falabella y D&S, el Consejo de Ética de los Medios, dio a conocer los resultados de un extenso estudio sobre el tema Sostuvo entonces: a) que la información económica se ha hecho más importante que nunca en la sociedad de la información, b) que “toda noticia puede afectar positiva o negativamente a personas, entidades o instituciones”.y c) que “los medios deben anticiparse a prevenir la manipulación y el aprovechamiento indebido de la información”.

Hace medio siglo, cuando se crearon las primeras escuelas de Periodismo en Chile y no existía Internet ni los satélites ni los celulares, los periodistas rara vez tenían acciones u otros documentos de este tipo. Hoy, en cambio, como cualquier hijo de vecino venden y compran “sin moverse de su escritorio”. Pero, a diferencia de cualquier vecino, tienen posibilidades de acceder a fuentes reservadas… y –si no tiene escrúpulos- aprovecharlas.

Esa es la lección de este caso.

A. S.
Publicado en el diario El Sur de Concepción y La Prensa Austral de Punta Arenas.
24 de julio de 2008.

Volver al Índice