La incógnita de Bezos.

 

En 1999, la revista Time eligió a Jeffrey Preston Bezos (más conocido como Jeff Bezos) como “el hombre del año”. ¿La razón? Haber revolucionado el comercio electrónico.

En la actualidad, con una fortuna estimada en 25 mil millones de dólares, Bezos es uno de los 20 hombres más ricos del planeta. Audaz, visionario, ha invertido en una empresa privada de viajes al espacio y en una expedición para recuperar del Atlántico los motores del Saturno V, el cohete del Apolo 11. Pero su mayor negocio es Amazon.com, pionera empresa de venta de libros digitales.

El negocio se concreta con mucha facilidad. Lo llamativo es que después el cliente empieza a recibir ofertas de obras similares. En mi experiencia luego de haber comprado libros sobre periodismo he sido invitado vía mail a adquirir otros títulos relacionados. Esta tecnología “inteligente” ha alimentado la sospecha de que Bezos y su empresa son una versión privada del “gran hermano”, el espía que todo lo controla. En mi caso no alego ni me incomoda ya que entre los libros en vitrina están dos producciones mías en versión digital: “¿Ética periodística? Ja, ja,ja” y “Aylwin”.

Para su última adquisición, Bezos no tuvo que rasguñar el bolsillo: por 250 millones de dólares se aseguró la propiedad de The Washington Post, el diario que –junto a The New York Times- marca la pauta en la vida política y social norteamericana.

Pero esta transacción tiene otras implicancias: durante años los fanáticos de las tecnologías digitales han estado augurando el fin de los medios impresos. El respetado profesor español José Luis Martínez Albertos aseguró en “El ocaso del Periodismo”, en 1997, que los diarios no sobrevivirían más allá del año 2020. En marzo de este año, Ross Dawson, “analista del futuro”, de la consultora Future Exploration Network, aseguró que los periódicos desaparecerán en occidente en 2030. De acuerdo con este cálculo se terminarán primero en Estados Unidos en 2017; le seguirán el Reino Unido e Islandia en 2019; Canadá y Noruega en 2020. En Irlanda, Italia y Brasil el fin de los periódicos en papel ocurrirá en 2027.

En aquellos países donde hay una clase media que se interesa por los diarios impresos, como China, la desaparición ocurrirá en 2031; dos años después, 2033, en México ya no habrá medios impresos.

A la luz de estos inciertos pronósticos, no está claro hacia adonde apunta la presencia de Bezos en la industria de diarios. ¿Va acelerar su declinación? ¿O va a introducir cambios tan potentes que generen una fructífera convivencia? En la duda, Rosental Alves, profesor de la Universidad de Texas, apuesta una generalizada “plataforma digital”, como la mejor posibilidad futura de los medios de comunicación. En esa nueva era, coexistirían los medios en diferentes soportes: papel o electrónicos.

Lo que si no deja dudas es que con la venta del Washington Post, se termina la época de los grandes rotativos de propiedad familiar. Sólo queda The New York Times, El representante de la familia Sulzberger, sus propietarios, fue tajante: “El diario no está en venta”.

A. S.
Agosto 2013
Publicado en los diarios El Día de La Serena, El Centro de Talca, El Sur de Concepción y La Prensa Austral de Punta Arenas